Reportan 74 fallecdos y 187 heridos por varios incendios en Grecia (+Video)

El cuerpo de bomberos griego ha confirmado que la cifra de personas fallecidas por los incendios declarados en el país se ha elevado a 74 y 187 personas han resultado heridas. Los fuegos se declararon ayer en varias zonas de país heleno, tres de ellos cerca de la capital, Atenas, y según las últimas informaciones las labores de extinción se han complicado a pesar de que parecía que las condiciones meteorológicas iban a mejor.

Entre los heridos se encuentran 23 niños. El jefe del departamento de bomberos de la zona ha avisado que los fallecidos todavía podrían aumentar. El ministro de Exteriores de España, Josep Borrell, ha descartado que por el momento cualquiera de los heridos o fallecidos sea de nacionalidad española.

Todos los fallecidos han sido hallados en el área comprendida entre el puerto de Rafina, a unos 30 kilómetros de Atenas, y Nea Makri, situada unos diez kilómetros más al norte. Entre las víctimas mortales se encuentran dos turistas polacos, según ha confirmado el ministro de Exteriores de Polonia.

El primer ministro griego, Alexis Tsipras adelantó hoy su regreso a Grecia desde Bosnia-Herzegovina para gestionar la situación desde el Centro de Coordinación Unificado de Eleusis y expresó su deseo de que, a pesar de las condiciones climáticas, se puedan controlar los distintos focos que se reparten por el país.

En un mensaje televisado, Tsipras anunció tres días de luto y prometió que “nadie se quedará sin ayuda, nada se quedará sin respuestas”. Evitó especular sobre el origen de los incendios y señaló que lo que cuenta en estos momentos son las vidas humanas y movilizar todas las fuerzas para salvar lo salvable. Por su parte el ministro de Orden Público, Nikos Toskas, pidió precaución a los ciudadanos y sugirió que los incendios podrían haber sido provocados.

Centenares de bomberos continúan intentando controlar los siete grandes incendios. Las tareas se han visto dificultadas por los fuertes vientos de hasta fuerza siete en la escala de Beaufort (entre 50 y 61 km/h), aunque parece que las condiciones meteorológicas están mejorando.

Uno de ellos, originado a unos 50 kilómetros de Atenas, provocó la evacuación de tres pueblos donde redujo a cenizas decenas de casas y el cierre al tráfico durante diecisiete kilómetros de la autopista de Olympia, que conecta la capital con el Peloponeso, para evitar que queden conductores atrapados debido a que las llamas están muy cerca del asfalto.

Uno de los momentos más dramáticos de la jornada fue el hallazgo de un grupo de 24 personas, entre ellas varios niños, calcinados y abrazados unos a otros en un descampado situado entre dos complejos de viviendas en la pequeña localidad de Mati. Especialmente trágica es la circunstancia de que el terreno se encontraba a tan solo 30 metros del mar, al que evidentemente no lograron llegar por el avance rápido de las llamas.

Asimismo, al menos 40 transformadores y tres líneas de media tensión se han visto afectadas, lo que ha provocado cortes de electricidad en las zonas cercanas al incendio, según informó la Red de Distribución Griega de Electricidad (DEDDHE). Otro, en el este de Atica, dejó atrapados en una playa rodeados por las llamas a varios bañistas y conductores que pudieron estacionar allí a tiempo.

Más de un millar de viviendas han sido arrasadas por las llamas, así como varios centenares de vehículos. Según confirmaron los guardacostas a EFE, desde las playas de esa zona varias personas se lanzaron al mar presas del pánico y, aunque quince ya han sido rescatadas otras siguen desaparecidas, como ocho turistas daneses que supuestamente se encuentran a la deriva en una embarcación.

Un helicóptero rescató a dos daneses que nadaban en el mar, mientras un ferry rescató primero a una familia, una pareja con tres niños, y después a otras siete personas. Según estimaciones de la Policía citadas por la televisión pública griega ERT, alrededor de 300 personas están atrapadas en sus casas en varios pueblos del este de Atica. Además los campamentos de verano para niños del ayuntamiento de Atenas, un orfanato y dos bases militares fueron evacuados.

Diversos municipios de la zona afectada han dispuesto ya locales para acoger a personas que se han quedado sin techo. A ello se suman múltiples ofertas de ayuda privada y colectas de alimentos y ropa.

Entre los líderes europeos que le contactaron y ofrecieron ayuda inmediata se encuentra el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, y el presidente de Francia, Emmanuel Macron. Asimismo, la Comisión Europea ha declarado que no pondrá “limites a los esfuerzos para ayudar a Grecia y al pueblo griego”.

La previsión de una mejora de las condiciones meteorológicas ha llevado a las autoridades de Grecia a cancelar la solicitud de medios aéreos de extinción de incendios, una decisión que ya ha sido comunicada al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, al que han agradecido el ofrecimiento. A pesar de la ayuda internacional y el despliegue de centenares de bomberos y de numerosos medios terrestres y aéreos, los dos grandes frentes que asolan la región capitalina todavía no han podido extinguirse.

Delante de las casas en parte o completamente destrozadas se reúnen grupos de vecinos con lágrimas en los ojos para intentar darse cuenta de lo que les ocurrió y salvar algunas pertenencias.

Son los afortunados dentro del desastre, pues aún hay muchos desaparecidos y decenas de edificios a los que las fuerzas de rescate no han podido acceder, por lo que se teme que las cifras de fallecidos aumenten. “Dos amigos míos siguen desaparecidos desde ayer. Otra familia de amigos supimos que están a salvo hace tan sólo unas horas”, explica a Efe Vasilis Dimitriu, tendero de un restaurante en Rafina.

Otros como María Burba, vecina de la localidad, están convencidos de haber vivido un milagro, pues no pueden creerse su suerte tras haberse visto completamente rodeados por las llamas. “Las llamas nos habían rodeado. El jefe de la Policía entró en mi casa y sacó a mi madre y a mi hija que no querían salir. Es un milagro que mi casa resultara ilesa”, dice Burba.

Algo más alejada estaba la casa de veraneo de la familia de Yorgos Mijailidis, un joven de 17 años que ha acompañado hoy a su madre para evaluar los daños. Su hogar, como los bosques de pinos que lo rodean, está totalmente carbonizado, el techo y la mitad de las puertas han desaparecido, y su madre no tiene fuerzas para hablar.

Comentários no Facebook