Expolicía cubano que llegó a Miami en balsa confiesa que decapitó a su esposa y a su niña

Con el fin de que no le aplicaran la pena capital, el expolicía cubano Hareton Jaime Rodríguez Sariol se declaró culpable de haber ultimado a su novia, Elizabeth Rodríguez Rubio, y su nieta de 12 años Angie Carolina Rodríguez Rubio.

Aunque no se ofrecieron más detalles de la condena, la Fiscal de la Mancomunidad de Virginia en Rockingham, Marsha L. Garst, expuso en la corte del condado la secuencia de los hechos y los escalofriantes detalles del crimen cometido por Rodríguez Sariol, de 48 años, quien llegó en un bote a EEUU en abril de 2016, vestido de completo uniforme de la Policía Nacional Revolucionaria de Cuba (PNR).

Fuentes consultadas por el portal digital El Nuevo Herald ponen en duda que Rodríguez Sariol fuera policía en la isla. Aunque el rotativo intentó corroborar la información con la oficina de la fiscal del Condado de Rockingham, solo se ofrecerán detalles sobre el caso luego de que se dicte la sentencia. Cuba, por su parte, no comparte información sobre la pertenencia de sus ciudadanos a la policía ni al ejército.

Según dijo Rodríguez Sariol en una entrevista concedida al periodista de Miami Juan Manuel Cao, utilizó el uniforme de policía para evitar que la embarcación rústica en la que salieron de Guanabo, en el este de La Habana, fuera interceptada por las autoridades.

Un amigo cercano de Rodríguez Sariol dijo que la relación entre “el capitán” y su mujer, Elizabeth Rodríguez Rubio, era “complicada”.

“Ella era una mujer muy fuerte de carácter. Siempre lo ninguneaba y hacía de él lo que quería,” dijo el amigo, que no quiso ser identificado.

“Él era una persona muy reservada con sus cosas, pero nunca aparentó ser violento. En Texas sacó una licencia para manejar camiones. En Cuba tiene a su hermana muy grave con cáncer y a su madre. Están en shock con la noticia”, dijo.

Otra persona que vivió con Rodríguez Sariol en Texas señaló que las discusiones con Rodríguez Rubio eran constantes. “Ella era muy celosa y él también. Discutían mucho por un hombre de la iglesia a la que ambos iban. Lo que nadie se puede explicar aquí es por qué le hizo daño a la niña”, agregó.

Comentários no Facebook