Ya están en casa las cenizas de joven venezolana asesinada en Costa Rica

Familiares de Carla Stefaniak, la venezolana radicada en los Estados Unidos que a fines de noviembre durante un viaje de turismo a Costa Rica fue asesinada, llegaron hoy a Tampa con la urna que contiene sus cenizas.

Los restos de Stefaniak, de 36 años, fueron cremados en Costa Rica, para poderlos transportar con facilidad a Florida, donde residía desde el año 2 mil 12 junto a su familia.

En el aeropuerto de Tampa, la ciudad donde en un principio se estableció la familia de Stefaniak, que luego se trasladó a Miami, los hermanos de ella, Mario y Carlos Caicedo, que trajeron la urna desde San José, se fundieron en abrazos con los familiares que les esperaban.

Carla Stefaniak había llegado el pasado 22 de noviembre a Costa Rica junto a una cuñada suya para pasar unos días de vacaciones y debía haber regresado a Florida el 28 de ese mes, pero no lo hizo y estuvo desaparecida unos días, hasta que la policía encontró su cadáver cerca de donde se había alojado en San José.

 

El Organismo de Investigación Judicial de Costa Rica detuvo el pasado martes a un nicaragüense identificado como Bismark Espinoza Martínez, de 32 años, como sospechoso de haber asesinado a la turista venezolana.

Según el informe preliminar, las autoridades detectaron que la versión de Espinoza Martínez, quien era el guarda de seguridad de los apartamentos donde Stefaniak se alojó, era incoherente e incompatible con las pruebas.

«No hemos dormido nada, pero traemos a Carla a casa y eso todo lo que realmente queríamos hacer», dijo a un canal televisivo local, Gregory Zwolinski, un amigo de la familia que acompañó a los hermanos en el viaje de regreso a casa.

La familia va a empezar ahora a preparar, más que un funeral, una ceremonia para celebrar la vida de Stefaniak, según dijeron sus hermanos a fuentes oficiales.

En la urna con los restos de la asesinada figuran su nombre y las fechas de su nacimiento y muerte en caracteres dorados, según se aprecia en las fotografías.

«Mi hija vino a hacer turismo y fue asesinada de la peor forma: con ensañamiento. El cuerpo es el de ella», manifestó el pasado miércoles en San José Carlos Caicedo, quien la noche anterior había identificado a su hija en la morgue judicial.

Por: Redacción de Paparazzi Cubano

Comentários no Facebook